sábado, 8 de septiembre de 2012

Hay esperanza (por Nando L.)

No quiero caer en el pesimismo reinante en nuestra sociedad. Una sociedad vapuleada por las circunstancias que le está tocando vivir y de las que no es responsable. Todos, de forma directa o indirecta, sufrimos los reveses que nos da la vida día a día y de los que inevitablemente tenemos que recuperarnos para seguir avanzando sin descanso. Reveses de los que no tengo más remedio que hacer responsables a todos y cada uno de los dirigentes que nos han llevado a esta situación, desde el primero hasta el último, sin distinción de colores o siglas. Con su desidia, inoperancia, ineptitud, sus actitudes negligentes y, en ocasiones, delictivas, nos han transportado a un mundo donde es complicada la existencia y donde el vivir se convierte en una lucha por "echar días fuera". No sé donde está el final, posiblemente no caigamos en la cuenta de que la situación ha mejorado porque se hará de una forma progresiva y lenta, lo que sí es claro y evidente es que todos los beneficios sociales que estamos perdiendo nos va a costar, de nuevo, sangre, sudor y lágrimas recuperarlos.
Aún así, debemos quedarnos con las pequeñas cosas que nos hacen felices. No podemos caer en un consuelo tonto porque todos somos conscientes de que el problema persiste pero sí saborear esos momentos en los que nos sentimos bien con nosotros mismos y en compañía de nuestros seres queridos. Es momento de unión, de compañerismo, de apoyo mutuo, de repartir cariño, de derrochar optimismo y por supuesto, de no pedir nada a cambio. Porque no cuesta nada regalar una sonrisa y ofrecer un gesto amable, de hecho, son actos que hacen disfrutar a nuestro corazón y ahora no hay nada mejor que procurarnos la mayor cantidad de momentos felices. No podemos dejar escapar cualquier oportunidad de evadirnos de ese pellizco perpetuo en la boca del estómago que nos recuerda la cruda realidad.
Ante este panorama debemos abrir un ventanal de esperanza y alegría. Todos juntos podemos conseguirlo, de eso no tengo la menor duda.

1 comentario:

Arte Cerámica Cerit dijo...

Estoy de acuerdo contigo Nando, hay que abrir un gran ventanal de esperanza y alegría en nuestro corazones, para no caer en la desesperanza y todos juntos saldremos de esta, seguro

Publicar un comentario